Un 80% de los habitantes de ciudades está expuesto a niveles peligros de contaminación.