¿Por qué los buenos hábitos podrían en realidad limitar su potencial?