Los jóvenes sufren 50% más de accidentes laborales y el verano es la época más peligrosa.