Los daños a la capa de ozono han disminuido, y son curables, según científicos