Los bonos verdes pueden ser los impulsores de una nueva baja en emisiones.