Las torres de la ciudad china de Nanjing darán un respiro a sus habitantes afectados por contaminación del aire.