Las células solares del futuro podrían basarse en moléculas de hierro.