La Seguridad contra Incendios y la influencia de la construcción, revestimientos y decoración

Octubre 2002 / Por Emilio E. Gonzalez

Cuando se produce un incendio en un edificio, el peligro más grave es la propagación del fuego por las distintas áreas, o por todo el edificio.

Generalmente, la propagación del incendio suele estar favorecida y/u ocasionada por la utilización de materiales decorativos y de revestimiento muy combustibles, y por erróneos conceptos de diseño.

Así, el fuego puede propagarse al resto del edificio de acuerdo con los siguientes factores condicionantes:

Propagación vertical:

  • huecos de escalera (efecto chimenea)

  • puertas combustibles

  • huecos de ascensores (efecto chimenea)

  • ductos de instalaciones (efecto chimenea)

  • falta de muros cortafuegos

  • exterior por fachadas

  • otras aberturas sin protección

Propagación horizontal:

  • falta o defecto de muros cortafuegos

  • aberturas sin protección en muros

  • puertas contra incendios mal diseñadas o instaladas (o su carencia)

  • falta de barreras contra el humo

  • falta de sectorización contra incendios

  • propagación exterior

Contenido y acabados exteriores:

  • decorados y muebles combustibles

  • alfombrados / cortinados

  • líquidos combustibles y gases inflamables en recipientes

  • acabados decorativos combustibles en pisos, techos y paredes.

En un incendio en un edificio, las temperaturas alcanzadas, ascienden a valores muy elevados, dado el aislamiento térmico existente, temperaturas que pueden ocasionar la ruptura de los cristales que conforman el cerramiento exterior y, en consecuencia, se produzca la propagación vertical del incendio por las fachadas exteriores del edificio.

Cuando se tienen en cuenta las medidas de seguridad a partir del diseño del edificio, así como las medidas constructivas que contribuyan a la seguridad, los efectos de un incendio disminuyen considerablemente.

Este conjunto de medidas abarca tanto a los elementos estructurales y constructivos, como a los materiales utilizados en la decoración y acabado.

Elementos estructurales

Pueden agruparse estos elementos, de acuerdo con la función primaria que realicen, de la siguiente manera:

  • portantes o estructurales: cuando forman parte de la estructura resistente del edificio

  • separadores o de cerramiento: los que separan o independizan unos sectores de otros

  • portantes-separadores: cuando cumplen esta doble función

Al desarrollarse un incendio, el comportamiento del conjunto de elementos constructivos es de suma importancia, ya que los mismos, al elevarse la temperatura, comenzarán a perder progresivamente su rigidez y resistencia, afectando así a la estructura, llegando ésta incluso a colapsar. Dicho comportamiento dependerá del material con el cual están constituidos los elementos: el acero se dilata, distorsiona y cede con el aumento de la temperatura, mientras que el hormigón pierde el agua de hidratación contrayéndose, fisurándose y agrietándose.

Materiales de acabado

El comportamiento frente al fuego de los materiales de construcción y acabado que componen una edificación en su interior (techos, paredes, pisos), es el que determinará la iniciación y propagación del incendio. Este comportamiento, se denomina REACCION AL FUEGO, y mide hasta que punto un material contribuye al inicio, desarrollo y propagación del fuego, considerando propiedades tales como inflamabilidad, combustibilidad, velocidad de combustión, etc.

La reacción al fuego se determina mediante ensayos, en combustibles normalizados.

Resistencia al fuego

Es la capacidad que posee determinado material, de resistir o contener un fuego en otras palabras, la aptitud de un elemento constructivo de mantener –durante un incendio- las siguientes características:

  • estabilidad estructural

  • estanqueidad al paso de llamas

  • aislamiento térmico.

Por ello, los edificios, sean para viviendas u otras actividades, deben tener una resistencia al fuego (RF) que soporte una combustión total de su contenido combustible, estimándose que el mínimo requerido sea de RF 180 (resistencia al fuego de 180 minutos).

En base a lo anteriormente expuesto, las condiciones de incendio ( C I ), a que hace referencia el Decreto 351/79 Reglamento de la Ley 19587 (Ley Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo), deberán ser determinadas en función de las actividades predominantes y a la probabilidad de gestación y desarrollo de fuego en los edificios, ambientes o sectores de los mismos, determinación que debe hacerse desde el proyecto del edificio, para así optimizar su diseño, economizar –en el buen sentido- las inversiones en materia de seguridad antisiniestral, y evitar adaptaciones que, en el mejor de los casos, conllevarán a un elevado costo para cumplir con las normativas de seguridad antisiniestral vigentes.

 

Emilio Enrique Gonzalez

Máster en Seguridad contra Incendios

Miembro de la National Fire Protection Association (NFPA) – U.S.A.

E-mail:lumagb@hotmail.com