La NASA detecta cantidades inexplicables de una sustancia destructora de la capa de ozono