La capa de ozono es un escudo cada vez más delgado

5 mayo 2005 / El Tiempo (Colombia) / Por Nancy Velandia

Si desaparece, los rayos ultravioleta podrían causar cáncer de piel, cataratas en los ojos y fallas en el sistema inmunológico.

Los rayos ultravioleta  B (UV-B) no llegan directamente a la superficie de la tierra gracias a la existencia de la capa de ozono, pero debido a la contaminación y al uso de los clorofluorocarbonos, peligra este escudo protector

Dicha barrera bloquea casi por completo la radiación ultravioleta de menor longitud, conocida como UV, proveniente del sol y que es letal para todas las formas de vida. La otra, la radiación UVA, de mayor longitud, es relativamente inofensiva y pasa casi en su totalidad a través de la capa.

Entre estas dos se encuentra la UVB, menos letal, pero peligrosa, y que también es absorbida, en su mayor parte, por la capa de ozono que, sin duda, es como un ángel guardián para la humanidad y para todo su entorno.

Pese a su importancia, esta capa se encuentra bajo amenaza por algunos elementos químicos conocidos como clorofluorocarbonos, llamados CFC, que se mantienen activos en la atmósfera durante más de 100 años, moviéndose a través de ella antes de descomponerse en sustancias que la destruyen.

La mayor parte de los CFC producidos en el mundo se utilizan en refrigeradores, congeladores, sistemas de aire acondicionado y aerosoles. Aunque la industria moderna ha reemplazado muchos de esos equipos y materiales, todavía existen en el ambiente y causan daño.

Afecta todo ecosistema

Cualquier aumento de la radiación UV-B que llegue hasta la superficie de la tierra tiene el poder de dañar el medio ambiente y la vida terrestre. Además, la exposición a una mayor radiación hace más vulnerable las funciones del sistema inmunológico del organismo, lo que aumentaría los casos de enfermedades infecciosas.

También  provocaría cambios en la composición química de las plantas, lo que generaría un mayor problema, pues se afectarían las cosechas y los bosques. De la misma manera, la radiación afecta los ecosistemas acuáticos, causando  a daños hasta 20 metros de profundidad.

Es muy perjudicial para las pequeñas criaturas del plancton, las larvas de peces, los cangrejos, los camarones y similares, al igual que para las plantas acuáticas, ya que todos estos organismos forman parte de la cadena alimenticia marina.

Según Jorge Sánchez, coordinador de la Unidad Técnica de Ozono (UTO) del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, en el año 2004 el tamaño del agujero de la capa de ozono era de 25 millones de kilómetros cuadrados, un poco más grande que Norteamérica. El agujero más grande se presentó en el 2000 con 29.5 millones de kilómetros cuadrados, casi el tamaño de África.

Sin embargo, si el Protocolo de Montreal (tratado internacional para la protección de la capa de ozono) funciona, “este escudo protector volverá a su condición original hacia el año 2050. Lo positivo es que el tamaño del agujero se ha empezado a estabilizar y se espera que empiece a reducirse”, afirma  Andrés Hernández Arias, Coordinador Sectorial UTO.

Recomendaciones

El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial aconseja, para contribuir a la protección de la capa de ozono:

* Si dejamos de utilizar los clorofluorocarbonos (CFC) contribuiremos a la protección de la capa de ozono.

* Cuando vaya a realizar el mantenimiento a una nevera o equipo de refrigeración solicite el servicio de un técnico certificado en el manejo ambiental de refrigerantes. 

* Si compra aerosoles, fíjese que entre sus componentes no este el gas CFC.

* Si va a comprar un equipo de refrigeración o aire acondicionado asegúrese que no contenga sustancias que agoten la capa de ozono.

* Prefiera utilizar sustitutos de los halones en los extintores y sistemas contra incendio.

* Asegúrese de arreglar filtraciones en refrigeradores y sistemas de aire climatizado.

* Cuide que gases, solventes y químicos estén bien sellados para evitar que se evaporen a la atmósfera.

* No utilice, en ningún caso, plaguicidas que contengan bromuro de metilo.