EU y China, los mayores contaminantes del mundo, acuerdan reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.