En la última década, la superficie terrestre recibió más radiación solar

6 mayo 2005 / La Nación (Argentina)

Según dos nuevos estudios que se publican hoy en Science

Mediciones registradas en todo el mundo confirmaron un aumento del 4%

  • Los investigadores hallaron una realidad inversa a la anterior a los años 80

  • La Red Internacional de Radiación de Superficie realizó la recolección de datos 

RICHLAND, Estados Unidos.- Después de treinta años de oscurecerse, la superficie del planeta se está haciendo más brillante, de acuerdo con dos estudios que se publican hoy en Science y observaron esta tendencia analizando datos registrados en todo el mundo. La mayoría muestra un incremento en la radiación solar que llega a la superficie del planeta desde 1990.

El fenómeno podría acelerar el calentamiento en la superficie y desenmascarar el efecto total del calentamiento global, de acuerdo con este exhaustivo estudio de la energía solar que llega a la Tierra.

Desde que a fines de la década del 80 se dio a conocer un informe que mostraba una declinación de entre el 4 y el 6% en la radiación solar que llega a la superficie terrestre, los meteorólogos han estado especulando sobre por qué ocurría y cómo se relacionaba eso con el efecto invernadero, causado por la acumulación de dióxido de carbono y otros gases que atrapan el calor en la atmósfera.

Sin embargo, mientras tanto, un grupo liderado por Martin Wild, del Instituto Federal de Tecnología de Zurich, sede del archivo de la Red Internacional de Radiación de Superficie (BSRN, según sus siglas en inglés), había comenzado a trabajar recolectando mediciones.

“La BSRN empezó a trabajar en los años noventa y lo hizo intensamente para actualizar el archivo anterior”, dijo Charles N. Long, investigador principal del Laboratorio Nacional Northwestern, del Departamento de Energía, y coautor del trabajo.

“Cuando nos fijamos en los datos más recientes, descubrimos que la tendencia era inversa”, dijo Long.

Más caliente

El estudio revela que la superficie de la Tierra recibió un 4% más de radiación en la última década. La tendencia es corroborada por análisis satelitales.

La luz que no es absorbida o reflejada por las nubes cuando se lanza hacia la Tierra calienta la atmósfera. Dado que ésta contiene gases de invernadero, el calentamiento causado por el sol y el efecto invernadero están relacionados.

“La atmósfera se calienta de abajo hacia arriba, y el que llegue más energía solar a la superficie significa que finalmente tal vez veamos los incrementos de temperatura que habíamos calculado por el calentamiento”, dijo Long. De hecho, agregó, muchos creen que ya estamos viendo esos efectos en los climas más sensibles de la Tierra, a través del derretimiento del hielo polar y de los glaciares.

Los investigadores se negaron a identificar una causa de este ciclo de oscurecimiento y alumbramiento de la superficie del planeta, pero sugirieron que entre los sospechosos están los cambios en el número y la composición de aerosoles -las partículas líquidas y sólidas que están en el aire- y de las nubes que forman.

A lo largo de la última década, los científicos construyeron una red de instrumentos que les permite estudiar las características de las nubes y las transferencias de energía en una variedad de climas, de tropicales a polares.

“Tener datos de estos sitios continuamente será crucial para determinar las causas de este fenómeno”, dijo Long. El científico también destacó que el 70% de la superficie terráquea está compuesto por océanos, para los cuales se carece de este tipo de mediciones.