En el Ártico, un hotel de Snøhetta que produce su propia energía.