El tabaco de liar: mayor concentración de monóxido de carbono en su aire espirado