Site menu:

Bookmark and Share

Categorías

Meta

Calendario

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Búsqueda

@ecofield


Etiquetas

El océano retiene gases causantes del efecto invernadero

Soitu.es (España) / Por Pablo Francescutti

REUTERS. Puesta de sol sobre el océano en Malibu California BUENOS AIRES.-  En los últimos años, el metano ha ganado preeminencia como tema de preocupación ambiental. No es para menos: se trata de uno de los mayores factores responsables del calentamiento global (es el segundo gas causante del efecto invernadero después del CO2).

Poco a poco, se han ido identificando diversas fuentes emisoras de ese gas producido por la descomposición de materia orgánica: los vacunos, cuya rumia genera cantidades ingentes de metano, las actividades agrícolas y el uso de combustibles fósiles.

Pero más alarmantes parecen las fuentes naturales, en especial las submarinas. Se ha probado que parte del gas almacenado en el subsuelo oceánico sube a la superficie desde distintos puntos en el fondo de los mares. Solamente en la zona del Canal californiano de Santa Bárbara (Estados Unidos) esas emisiones se cifran en dos millones de pies cúbicos al día (aproximadamente 0,7 millones de metros cúbicos).

El origen de tales depósitos permanece incierto; se sospecha que podrían generarlos una vasta y desconocida biosfera de microbios presentes en el lecho oceánico en condiciones de oxígeno escaso. A favor de esta hipótesis juegan los inmensos montículos de carbonatos formados por microorganismos comedores de metano, que han sido documentados por los oceanógrafos. De todos modos, la mayor parte del gas emitido proviene de grietas en el lecho oceánico, dando sustento a comunidades de gusanos, moluscos y otras criaturas de las profundidades. A día de hoy, no disponemos de medios técnicos para detener ese flujo, lo cual podría anular los intentos realizados con miras a ralentizar el cambio climático; por no hablar del riesgo de tsunamis.

Se cree que ciertos violentos desplazamientos de tierras ocurridos bajo aguas costeras del este de Estados Unidos pueden haber sido disparados por la acumulación de bolsas de metano bajo las capas de sedimentos, hasta que el aumento de la presión las hizo explotar. Por esa razón, numerosos equipos de científicos se han puesto a efectuar mediciones con el fin de calibrar la dimensión de esa amenaza.

En ese marco, el anuncio realizado por expertos de la Universidad de Santa Bárbara constituye una buena noticia. Según informan en ‘Geophysical Research Letters’, la casi totalidad del metano liberado en el canal homónimo se disuelve antes de llegar a la superficie; en concreto, apenas un uno por ciento de dicho gas entra en la atmósfera.

David Valentine y su equipo llegaron a esa conclusión después de navegar sobre la región mencionada, arrastrando un espectrómetro de masa que medía la composición de las aguas. Con los datos aportados por el artefacto de alta resolución pudieron dilucidar la composición química del metano; de ese modo aprendieron que las concentraciones del gas varían con las corrientes marinas de superficie. También descubrieron que la acción del viento contribuye a aumentar las cantidades ingresadas en la atmósfera.

Los geólogos no tienen todavía una explicación del porqué de la disolución del gas, pero sospechan que es oxidado por la actividad microbiana. De confirmarse este hallazgo mediante mediciones similares en otras regiones oceánicas, podemos tranquilizarnos en cuanto a la capacidad de los océanos para retener metano.