Bookmark and Share

Site menu:

Categorías

Meta

Calendario

septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Búsqueda

@ecofield


Etiquetas


El método de casos, bajo la lupa

La Nación (Argentina) / Por Guillermo S. Edelber

El método de casos, bajo la lupa Masters. Pros y contras de esta clásica manera de enseñar en los MBA de universidades de renombre.

La enseñanza de administración de empresas por medio del método de casos se puso en práctica hace casi un siglo. No todas las casas de enseñanza lo adoptaron. Tiene sus entusiastas y, no obstante su utilización cada vez mayor, sus detractores.

Un caso, para quienes no estén familiarizados con el método, es una descripción escrita de una situación que atraviesa una empresa. El relato brinda información cualitativa y cuantitativa acerca de, por ejemplo, sus aspectos humanos, financieros, comerciales y operativos. Termina cuando uno o más gerentes deben tomar una decisión. No es una historia que incluya la decisión que se tomó; es la descripción de uno o más problemas que los estudiantes deben analizar, lo cual incluye identificar alternativas, evaluarlas y decidir qué hacer. Todo esto da lugar a discusiones en el aula, para lo cual los estudiantes deben leer el caso, tal vez unas 15 o 20 páginas con antelación.

El profesor no dicta una clase magistral, dirige el debate por medio de preguntas. Los estudiantes analizan entre 400 y 500 casos, que les brindan una visión amplia de la vida empresarial, en un programa master a tiempo completo de dos años de duración. Esto hace que los graduados egresen con grandes expectativas (como en el tango: aunque tenga que aprender/ nadie sabe más que yo).

Desde sus inicios hasta la actualidad la enseñanza de administración de empresas por el método de casos ha sido contrastada con la enseñanza por medio de clases magistrales. Con el correr de los años se han desarrollado discusiones entre los partidarios de uno u otro método. Sus objetivos difieren. El de las clases magistrales consiste en transferir conocimientos del profesor al estudiante; el de los casos, en desarrollar «sabiduría», la capacidad de formular juicios adecuados y la habilidad de tomar decisiones en condiciones de incertidumbre.

A principios de febrero de 2008, G. Gloeckler escribió un artículo en Business Week en el cual informó que el decano de la Columbia Business School había comenzado a poner en práctica una innovación en el método de casos. En lugar de uno de éstos se comenzó a desarrollar sin abandonar del todo los casos en su formato tradicional, decision briefs , expresión ésta que podría traducirse como "informaciones breves para tomar decisiones". El autor del artículo señaló que "los decision briefs informan menos que los casos acerca de una situación. [...] Los MBA´s necesitan desarrollar la habilidad tanto de encuadrar problemas como de encontrar los datos para analizarlos; en general, los casos clásicos no hacen esto". En otras palabras, se opina que lamentablemente no se necesita salir a buscar la información necesaria para analizar los casos porque ya viene «empaquetada» en éstos.

En un artículo titulado Is Case Method Instruction Due for an Overhaul? (¿Necesita ser reacondicionado el método de casos?), aparecido en septiembre de 2008 en Working Knowledge, una publicación electrónica de la Harvard Business School, J. Heskett resumió las observaciones formuladas al método de casos en las respuestas recibidas a esta pregunta. Señaló lo siguiente: exige mucho tiempo; requiere de los estudiantes mucha capacidad de síntesis para llegar a generalizaciones en situaciones en las que se deben tomar decisiones individuales; es una manera imperfecta de enseñar técnicas cuantitativas, y se basa en la noción de que no existe la mejor respuesta, sólo existen algunas que son mejores que otras. Transcribe luego las más de 100 respuestas a la pregunta del artículo, que responde a la inquietud provocada por nuevos métodos de enseñanza derivados del desarrollo de la tecnología.

El presidente de una empresa de consultores respondió así: "En mi experiencia, nada supera el método de casos. Sí, cuando se la conoce, es una manera ineficiente de comunicar la "respuesta correcta" al problema; pero si la discusión se maneja bien se consigue la participación del estudiante, el desarrollo de su pensamiento y su aprendizaje". Muchas otras respuestas fueron en este sentido, si bien no faltaron comentarios en sentido contrario que ameritan ser tenidos en cuenta, como ser la preocupación por "la compatibilidad del método de casos con nuevas tecnologías como Internet".

La conclusión del profesor Heskett, luego de leer las respuestas, fue que si bien el método de casos no es perfecto, es mejor que las otras opciones. La enseñanza por el método de casos goza de buena salud.

Guillermo S. Edelberg – Profesor Emérito, Incae Business School

Write a comment