"El futuro sostenible de la electricidad está en la microgeneración"

Soitu.es (España) / Por Clemente Álvarez

MADRID.- Los parques eólicos españoles siguen destrozando marcas. Si el pasado sábado, los aerogeneradores cubrían el 40% de la demanda eléctrica del país (“sin que pasase nada”, dicen desde la Asociación Empresarial Eólica), este jueves batían un nuevo récord de producción diaria: 209.480 megavatios hora.

Sin embargo, en el sector de los molinos de viento no todo se hace a lo grande. Lo más pequeño también pide paso. “El futuro sostenible de la electricidad está en la microgeneración”, asegura el nuevo presidente de APPA Minieólica, Francisco Forte.

Los enormes aerogeneradores de cien metros de altura y 2.000 kilovatios de potencia que se levantan en entornos naturales del país tienen una variante a escala mucho más reducida para las ciudades o incluso los tejados de las casas. Es la minieólica o la microeólica, otra dimensión en la que las máquinas empequeñecen hasta menos de 100 kilovatios de potencia y un área de barrido del rotor de 200 m2. Y en el que se están desarrollando ahora mismo nuevas tecnologías interesantes, como el aerogenerador de eje vertical.

El tamaño es muy diferente, pero también el concepto. Como detalla Forte, frente al sistema tradicional de grandes centrales de producción conectadas a los puntos de consumo por medio de largas líneas eléctricas, estas microturbinas pueden generar energía en el mismo lugar de consumo. “De esta forma se evitan las pérdidas en el transporte y en los puntos de transformación”, comenta el presidente de la división de Minieólica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA).

Este sistema se conoce como microgeneración y consiste en producir energía a pequeña escala cerca de los puntos de consumo, ya sea con microaerogeneradores, con placas fotovoltaicas o con pilas de combustible. “Es ideal para lugares aislados, pero también para desahogar la redes de distribución de baja tensión”, incide Forte, que considera que todo son ventajas: menor impacto visual, menores costes, mayor eficiencia, mayor sostenibilidad…

“En España tenemos que subirnos pronto a este tren de la pequeña eólica”, asegura el presidente de APPA Minieólica.

“Es muy común hibridar la minieólica con placas solares, pues estos dos sistemas se complementan muy bien”, recalca. “La fotovoltaica no produce por la noche, pero entonces pueden funcionar los aerogeneradores”.

En España, donde una docena de empresas se dedican a la producción de estos pequeños molinos de viento, estas máquinas sólo se ven hoy en día en viviendas aisladas en las que no llega el suministro eléctrico. Sin embargo, en otros países se dan desde hace unos años avances importantes, lo que ha aumentado de forma considerable las expectativas del sector nacional. El líder mundial del mercado minieólico es EE UU, donde según la American Wind Energy Association (AWEA), se registran crecimientos anuales del 14-25%. En estados como California no resulta raro ver a algún vecino levantar una torreta en su jardín para que giren en lo más alto las aspas de una pequeña turbina.

Pero, como incide Forte, los ejemplos están cada vez más cerca. El Reino Unido lanzó hace dos años su Microgeneration Strategy, para que en 2050 el 30-40% de la demanda del país sea cubierto con sistemas de microgeneración, entre ellos, la minieólica. Y hace unos meses, Portugal aprobó un decreto ley para regular la microgeneración, que permite vender los excedentes de energía producidos por estos pequeños aerogeneradores.

“En España tenemos que subirnos pronto a este tren de la pequeña eólica”, asegura el presidente de APPA Minieólica. De momento, la falta de una regulación específica para estas máquinas convierte ahora mismo en misión imposible conectar una de estas instalaciones a la red para vender energía desde casa, como ocurre con la fotovoltaica. Según Forte, el precio de las turbinas oscila entre unos 3.000 y unos 48.000 euros, en función de su potencia. No obstante, el mayor escollo es la tramitación, que resulta demasiado grande para máquinas tan pequeñas.

Mientras el sector espera que el nuevo Gobierno mueva pieza en el tablero legislativo, un proyecto liderado por el Ciemat y dotado con 13 millones de euros, el Proyecto Singular Estratégico Minieólica, estudia ya el desarrollo técnico y económico de esta tecnología para conseguir que los aerogeneradores den el salto a las ciudades españolas. Pero a escala mini, claro.