El deshielo de los glaciares por el cambio climático explica la sequía en Bolivia, la peor en 25 años.