El carbón igualará al petróleo como primera fuente de energía en 2017

El País (España) / Por Rafael Méndez

  • La AIE pronostica un aumento de la demanda principalmente en China e India
  • La subida amenaza con asestar un duro golpe a las políticas de control de emisiones

Depósito de carbón de la planta industrial de Daba en Qingtongxia (China). / REUTERS

Las llamadas internacionales contra el cambio climático se topan con la dura realidad. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) pronosticó el martes que en 2017 el carbón rivalizará e incluso puede superar al petróleo como principal fuente de energía en el mundo, alentado por la demanda de de China e India, principalmente.

La AIE, que asesora a los países de la OCDE, afirma en su perspectiva sobre la evolución del carbón que “la demanda aumentará en cada región excepto en EE UU, donde el carbón está siendo desplazado por el gas”.

La directora ejecutiva de la AIE, Maria van der Hoeven, justificó la previsión en “la abundancia de suministro y la insaciable demanda de energía de los mercados emergentes”, lo que hará que el carbón cubra “casi la mitad del aumento de la demanda de energía en la primera década del siglo XXI”. En cinco años, China consumirá más carbón que el resto del mundo junto. Solo un bajo precio del gas (en EE UU ya se da por el auge del frácking) reduciría algo la previsión de consumo.

La demanda también crece en Europa. España es un ejemplo. El carbón se usa cada vez más y en los 11 primeros meses del año ha supuesto el 19,6% de la generación eléctrica, solo por detrás de la nuclear (22,3%). En 2010 el carbón solo cubrió el 8% de la demanda eléctrica, según Red Eléctrica de España.

El informe de la AIE resalta el retraso de la captura y almacenamiento de CO2, y cómo el auge del carbón (la fuente de energía que más emite) puede dinamitar las perspectivas de dinamitar las emisiones de gases de efecto invernadero. La UE anunció el martes que su gran concurso para financiar plantas piloto de almacenamiento de CO2 quedaba desierto por el desinterés empresarial.