De la ficción a la realidad: transforman plásticos de desecho en combustibles.