China suspende trabajos eléctricos

19 enero 2005 / BBC Mundo (Reino Unido)

El gobierno chino ordenó la suspensión de los trabajos de construcción de 26 centrales eléctricas, debido a que no cumplen con los fundamentos ambientales exigidos por la Agencia Estatal de Protección al Medio Ambiente (SEPA).

La decisión ha causado sorpresa debido a los problemas energéticos que afectan al país, que el año pasado sufrió apagones en 24 provincias.

“La construcción de estos trabajos comenzaron sin los permisos adecuados sobre el impacto ambiental… Son proyectos ilegales típicos, de construcción primero y permiso después”, explicó el vice-director de SEPA, Pan Yue.
Entre los trabajos suspendidos se encuentra la construcción de dos centrales sobre el río Yangtze, que forman parte del proyecto de las Tres Gargantas.

La gigantesca represa de las Tres Gargantas, financiada por el gobierno a un costo superior a los US$20.000 millones, ha sido la piedra angular de las acusaciones que pesan sobre China por su supuesta despreocupación sobre el medio ambiente.

Por su parte, activistas defensores de los derechos humanos también han criticado los trabajos sobre el río Yangtze porque han ocasionado el desplazamiento de 500 mil personas.

La medida fue bien recibida por grupos ambientalistas, aunque existe el temor de que sea de carácter temporal.

El mismo vice-director del SEPA comentó que algunos de los proyectos podrían reanudar los trabajos una vez que consigan los permisos, pero otros ya han sido cancelados.

Encabezando la lista de proyectos suspendidos se encuentra la represa Xiluodi.

Las autoridades en China han reconocido que necesitan aumentar su capacidad energética para sustentar su crecimiento económico. En 2004, la producción aumentó en más del 12%.

La carencia de energía eléctrica en China influenció durante ese periodo los mercados del petróleo y del carbón y barcos el año pasado.