China se suma a Francia e Inglaterra al ponerle una fecha de término al vehículo a gasolina y diésel.