Cada vez más empresas buscan estar libres de estrés

iProfesional (Argentina)

Un alza en la tasa de infartos y otras preocupaciones sirven de motor para el cambio. Cómo proteger la salud de las personas dentro del entorno laboral

En un entorno laboral cada vez más exigente y competitivo ¿Es posible generar en el trabajo espacios saludables que resguarden la salud de las personas? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la última década la tasa de infarto de miocardio a nivel mundial creció 19,5% en personas menores de 40 años.

En la actualidad, hay un incremento de factores de riesgo cardiovasculares no tradicionales, como el consumo de drogas (cocaína) y la depresión, observándose además en menores de 20 años la presencia de lesiones en las arterias, similares a las que antes se encontraban en personas mayores de 60 años, atribuido al tipo de alimentación.

Según la OMS, las causas de mortalidad en Argentina, en grupos de medianos y altos ingresos son: 33% debido a Enfermedades Cardiovasculares; 20% por cáncer; 10% por enfermedades respiratorias; 6% por traumatismos.

Estas causas están asociadas a factores prevenibles pero que no son modificados por el alto nivel de estrés de la población en general (tabaquismo, sedentarismo, alimentación no saludable, etc). Datos similares se presentan en los grupos de menores ingresos, aunque en estos últimos las enfermedades infecciosas poseen mayor relevancia.

En referencia a ello, desde la Fundación AlunCo Internacional, Primer Centro Transdisciplinario de Rehabilitación en Argentina, hace 12 años que se viene implementando en el ámbito laboral un programa orientado al manejo del estrés, la mejora de la calidad de vida y la concientización y prevención de enfermedades. En virtud del trabajo que realiza esta Fundación se puede observar el incremento exponencial de las compañías en el interés y compromiso en referencia a este tema.

En tal sentido, Karina Bustos, presidente de AlunCo Internacional, explicó que en el caso de las empresas en donde se implementó el programa se pudo observar, por ejemplo, la disminución de síntomas agudos en un 40% (como reiteración de dolor de cintura, resfríos y dolor de cabeza) y disminución de ausentismos en un 90 por ciento.

Y al entrevistar a las personas, en un 80% expresaron haber iniciado cambios en hábitos no saludables especialmente en el área de la alimentación y la actividad física.

"Todos coincidieron en la importancia de la información brindada y en la necesidad de incorporar los nuevos hábitos sugeridos, además remarcaron la utilidad de poder expandir los cambios en diferentes niveles dentro de la organización", señaló Bustos.

Y agregó: "Desde el 2000 a la actualidad se triplicó la demanda de las empresas para acercar a sus organizaciones una planificación de tipo saludable, en tanto que también en este período se diversificaron el tipo de organizaciones que quieren ser saludables. Mientras antes era una temática de las grandes empresas, hoy la concientización también abarca las medianas y pequeñas."