Cada año perdemos hasta US$ 120.000 millones en plástico no reciclado. Ese potencial desperdiciado será el centro de una nueva economía.